lunes, 7 de julio de 2008

A pierna suelta

Hoy estoy de mal café. De un humor tan negro que si el cielo se pusiera así caerían chuzos de punta.
Hoy estoy de mala milk. De un hartazgo total de la cantidad de estupideces que hay que soportar.
Hoy estoy de mal rollo. No puedo tragar más. No voy a ser condescendiente con los abusos.
Hoy estoy de mala idea. A la mierda. El que lo sepa hacer más bonito que venga y que lo arregle.


No aguanto que una adolescente me trate como si fuera la más sabia del planeta y los demás estuvieramos a años luz. ¡Que no tienes ni idea... guapa!

No aguanto que una semi-adulta se porte como una preadolescente cabreada y quiera salirse con la suya a toda costa. ¡Pues no te queda partido... guapa!

Y sobre todo, no aguanto a adultos hechos y derechos portándose como niños caprichosos, a los que les has de dar de todo durante todo el tiempo, o quedas reducida a la nada. ¡Pues no os quedan pataletas...guapos!

Voy a abrazar mi silencio y mi soledad para olvidarme de todos vosotros. Hoy no os mereceis ni el más mínimo esfuerzo.


Y me voy a dormir a pierna suelta.
¡¡Porque yo lo valgo!!

1 comentario:

Marieta dijo...

Muchas veces no es tan importante el tener razón como el respetar al de enfrente y poder exigir ese mismo respeto, desde mi punto de vista de(me incluyo voluntariamente en este sector)una semi-adulta.
Ni vosotros, los adultos-padres o adultos en general, sois más sabios o mereceis más respeto por haber vivido más ni nosotros, los jóvenes-hijos o jóvenes en general, somos más idiotas y merecemos más "guantazos" por haber vivido menos, aunque evidentemente el camino recorrido hace que nosotros tengamos más posibilidades de recibirlos, aunque, insisto, no por ello los merecemos más.
Veo que no has tenido un buen día, cosa que lamento muchísimo.
Espero que mejore la semana.