lunes, 30 de mayo de 2011

Mestizaje (1)

Ahora, que con tantos indignados por doquier, se habla tanto de romper con el pasado y evolucionar, voy a apuntarme a un saludable ejercicio de unificar pasado y presente, para que veáis que no todo es malo y no todo tiene que dinamitarse porque sí.

Quietos paraos!....que no voy a hablar de política. Yo de eso sé lo justito y, además, me da grima.
Sin embargo de música se bastante más. Así que prefiero hacerlo con ejemplos más agradables.

Por ejemplo, este:

¿Quien de vosotros no sabe lo que es una banda de cornetas y tambores? ¿Hay algo más típico, más tradicional y, algunos pensarán, más casposo que algo así?.
Pues ya podéis olvidaros de ese pensamiento. Viajar, además darte la posibilidad de ver cosas bonitas, te hace conocer otras formas de hacer música y de conjugar tradición y modernidad.
Y no os pongáis tiquismiquis, el que crea que se podría hacer mejor que baje y que sople. Peazo de arreglo a cargo de la banda de cornetas y tambores de "Las Cigarreras".  De lo mejorcito de Andalucía.

Ya véis, evolucionar es posible. Sólo hacen falta ganas, voluntad y amor por lo que haces.


                                                                 

7 comentarios:

Sergio dijo...

Pues estoy contigo, acertada reflexión y magnífico documento.
Sin duda, hay que evolucionar ¡qué absurdo si no!

El guardian del Faro dijo...

Gracias Sergio y bienvenido.
¿Sabes?..me dijo alguien una vez que las cosas hay que explicarlas de la manera más fácil posible, así que aún me quedan algunos ejemplos de cómo, en el día a día, conseguimos avanzar y modificar lo que heredamos, adecuándolo a la actualidad, sin traumas y sin malos rollos. Y que , quizás, fomentar ese espíritu es lo que nos hace seguir adelante.
¿Te imaginas un país donde no se hiciera caso a los sábios sólo porque son viejos?

Vuelve cuando quieras :D

el octavo pasajero dijo...

Totalmente de acuerdo ... no hay nada como viajar para darse cuenta lo primero que lo nuestro no es tan malo y segundo que en cada lugar por pequeño que sea hay mucho que descubrir. Besos

El guardian del Faro dijo...

Creo, mi querido Pasajero, que puedo decir que, además de ser cierto lo que dices, también hace falta cierta voluntad. Hay gente que viajaría alrededor del mundo y nunca parendería nada. Y eso es triste.

A mí, por ejemplo, me pasó con esta clase de música, no estaba acostumbrada y, he de reconocer, que el sonido de las cornetas no es el que elegirías de entrada para hacer música. Pero me molesté en averiguar cómo eran, cómo trabajaban, cómo se habian formado y cómo habían evolucionado. Ahora me parecen unos verdaderos artístas.
Aunque es posible que sólo le pase a una friki de la música como yo. Besos.

el Sr. Skywalker dijo...

El hecho de que usen solo esos instrumentos no les limita el estilo de música que pueden tocar. Ahí tienes la prueba. Les gusta la música y "eso" es música también. Creo que sabes que en el planeta Che hay tradición también de bandas de cornetas y tambores para la Semana Santa. Hay una que ensaya cerca de la Estrella de la Muerte y se les oye tocar de todo: rock, salsa, pop actual y, sobretodo, música de Semana Santa.

El guardian del Faro dijo...

¡¡Mooosskisss!, Sky, ¿si?....pues me la tienes que presentar. Lo de la salsa tiene que ser total. ;DD

pseudosocióloga dijo...

Graciosa interpretación.
Que pena no poder ver los programas de Quintero desde Barna.