lunes, 28 de junio de 2010

Mare nostrum

Hubiera deseado que fueras un hombre.
Que me acariciara con la suavidad con la que tocabas mis pies.
Que me erizara, como la suave brisa que me enviabas hacía con todos los poros de mi cuerpo.
Que me hiciera arder, como los rayos del sol que nos contemplaba.

Y que me hiciera desear hundirme en él, como tú lo hiciste.
Rodeando mi cuerpo desnudo con tus brazos invisibles , que me hicieron desear otra compañía.

Hubiera deseado que fueras un hombre......

Y sigo soñando mientras escucho la cadencia de tus olas en la orilla.

2 comentarios:

Jauroles dijo...

Bello, nostálgico... Me hizo sentir, y eso me gusta.

Gracias por pasar por mi blog. Yo me quedo por el tuyo.

Besos.

El guardian del Faro dijo...

Me encantará si te quedas.

Besos.