viernes, 22 de julio de 2011

La alternativa del diablo

Era el título de una novela de Forsyth que leí hace mil años y que venía a llamar así a las situaciones en que no hay solución que sea buena. Algo así como "peor el remedio que la enfermedad" o "matar moscas a cañonazos".
Algo así debió pensar Camps, al que la única salida posible que le habían dado era declararse culpable para evitar el juicio y apechugar luego, claro está, con que le trataran in eternum como a un delincuente.
Vamos, que con amigos como Rajoy para qué quieres enemigos: o deshonra o dimisión , ale, elige.

Como ya dije hace mucho, todo esto le pasa más por tonto que por chorizo, porque ahora que ya se ha ido, en un gesto que deberían imitar muchos, tengo que decir que nunca he creído que Francisco Camps sea un corrupto. No sólo porque sería del genero tonto creer que alguien se corrompe por tres trajes, si no más bien porque su trayectoria política no tuvo mancha ninguna hasta ese momento, y a pesar de todos los escándalos que rodean al famoso caso Gürtel, no han podido relacionarle nunca con la trama y mira que lo han intentado. Así que los dichosos trajes, tomaron proporciones estratosféricas.
Por otro lado, porque a los que de una forma a otra hemos visto de cerca a Paco Camps, con una vida sencilla y ordenada (es fácil verlo pasear por la Gran Vía con su familia, o tomar una cerveza en una terraza como un ciudadano más) nos suena a chiste de mal gusto que llamen chorizo a este señor por tres trajes los que deberían cerrar la boquita por cientos de millones de euros.

Y no creáis que no tengo diferencia irreconciliables con el expresidente, que hay decisiones políticas que nunca le perdonaré, pero eso es cosa mia.

Sin embargo creo que el peor pecado del señor Camps ha sido su falta de visión, su debilidad para afrontar un problema incipiente y convertirlo en un problemazo insuperable, la necedad politica de huir hacia delante negando la mayor en lugar de ser sincero y arreglarlo. Total, hasta ahora que le ha tocado dimitir aqui nunca pasaba nada, así que podría haber reconocido que tenía unos trajes muy chulis que le habían regalado a cambio de nada, solo porque es el presidente y es el más alto y el más guapo y le quieren mogollón, que mira, dicho así, ¿porqué no?. El código penal dice que se consideran regalos improcedentes los que exceden la costumbre social. Muy ambiguo ¿la costumbre de quién?.
Si yo le regalo un Louis Vuitton a la alcaldesa, obviamente quiero algo a cambio, porque excedería con mucho mis costumbres sociales, pero si se lo regala....digamos que Bill Gates, que puede permitirse comprarlos por docenas si quiere, ¿sería atentar contra las costumbres? ¿De quién, de Gates o del pueblo soberano que se irrita sólo porque nunca tendrán esos regalitos? Que aquí somos la repera.
¿El rey Fad soborna a toda la población marbellí que se mata por trabajar donde esté el monarca, sólo para poder obtener los billetes de 500 que da de propina?

Alguien tendría que haberle recordado lo de la mujer del Cesar: no sólo hay que serlo, hay que parecerlo. Posiblemente hubiera sido más fácil que hubiera mandado a la tienda de marras a su secretario, haciéndose el bobo, a que preguntara ¿adeuda algo mi jefe?...como estos, mientras apoquinaba la pasta. Oiga que lo ha pagado no se quien...la habrían dicho, ¡pues se lo devuelve!. Y hubiera acabado con un culebrón innecesario en el que creo que nunca ha tenido conciencia de haber hecho algo malo porque, como ya he dicho antes, tres trajes no le habrán hecho hacer nada en más ni en menos de lo que ya tuviera trazado tanto en su política como en su gestión.

Más apasionante aún se presenta el procedimiento, memorable jardín del que no se como van a salir. Pero la oposición se empeñó en ir al juzgado (el Psoe ejerce de acusación particular) y ahora tendrá que elegir un jurado popular entre una población que votó de forma mayoritaria al Sr. Camps, a pesar de los trajes. Creo que no lo van a tener nada fácil. Preguntarle a alguien a quien vota para tenerle o no en un jurado no sería propio y ,con lo contentitos que tienen a los ciudadanos, encontrar afines al psoe va a ser muy complicado. ¡Uy!..no...quita...que esto no es un juicio político....

Por no hablar de que podría juzgarle alguno de ese 25%  de población que cobra fraudulentamente prestaciones por desempleo (reconocido por el ministro), lo que me hace pensar si le reconocerán como a un igual o serán de los que ven la paja en el ojo ajeno pero no ven la viga en el propio.

Como diría Forges: ¡¡País!!

4 comentarios:

pseudosocióloga dijo...

Yo he leido en un periódico que ese 25% que cobra el paro fraudulentamente está compuesto toooodo por extranjeros que no viven en España.
Como decía Mafalda:"que paren el mundo que me apeo" porque ya me dirás tú, a excepción de Alemania quizás, qué otro país se salva.

Sr. Eco dijo...

Pues querida pseudopsicóloga, la mayoría de países se salvan a excepción de España, Irlanda, Portugal, Grecia, y alguno más, obviando por supuesto países africanes o asiáticos.

La pequeña Meg dijo...

En cuanto a Camps, yo si que creo que está metido en el ajo, no se corrompe por unos trajes, es que creo que eso es sólo la punta del iceberg (o asi lo veo yo).

Un abrazo!

El guardian del Faro dijo...

Tres personas, tres opiniones....
¡Me encanta!


besos a todos