miércoles, 5 de octubre de 2011

Lo tengo claro

Leído hoy:

No sabría yo decir si la duquesa se ha comprado un novio, como dicen las malas lenguas. En lo que si coincido es que el noviazgo le ha sentado como dios.
De ir por ahí como una ancianita encorvada o en silla de ruedas, ha pasado a ir tan plimplante con sus biquinis y sus vestidos jipiosos, con ese señor del brazo demostrando que no hay nada como un nuevo amor para quitarse años de encima. Nada de liftings, ni de quirófanos, ni de cremas, no hay nada que se compare con un nuevo novio para que resplandezcas como un árbol de navidad y, si es joven, bien  plantao, discreto y presentable, habría que estar loca para no quedárselo. Y aunque a veces Cayetana nos lo parezca....de loca tiene bien poquito.

La gente dice de todo: que si ella es muy mayor, que si él va a por su  dinero; que si los hijos no lo aceptan...
Sí, sí. Ya quisieran muchas casarse a los 85 ( o a cualquier otra edad)...la ilusión de los preparativos, el vestido, los invitados... Y la despedida de soltera con barriles de cerveza, según cuentan. ¡Vaya subidón!
Un regalo que te da la vida cuando, supongo, ya no esperas nada de ella.¿Qué más da si él lo hace por amor, por estatus, o por ir de viaje a las Seychelles?

Dije una vez que quería ser Elena de Troya, pero he cambiado de opinión. Yo de mayor quiero ser la duquesa de Alba. No digo que me gustaría casarme a los 85, porque significaría que ando soltera, divorciada o viuda, pero envidio esa capacidad de exprimir la vida hasta el último momento.
No todos podemos ser Cayetana de Alba, ni tener su dinero y sus posibilidades de ponerse el mundo por montera si le apetece, pero todos podemos aprovechar las cartas que nos hayan tocado en suerte y luchar por ser felices.

Y si a los 55 me hacen unas fotos desnuda, sin michelines ni celulitis, ya sería la pera.

Señora duquesa....felicidad y larga vida. Vale,  a estas alturas ya no será mucha, pero...¡que le quiten lo bailao!

4 comentarios:

Elvis dijo...

Completamente de acuerdo. No sólo no hace daño a nadie, si no que además da trabajo a todos esos que se dedican a hablar mal de ella.
En este pais hay demasiada envidia y mala leche...
Besos.

La pequeña Meg dijo...

Despierta cierta admiración en mi, tiene mucha personalidad, es vitalista como ella sóla, vive y disfruta del momento, sin importarle el qué dirám o si es coherente con su "clase"....

Seamos sinceros ¿cuántas mujeres no se casarian coun un Paul Newman que te triplicara la edad? :-)

Maria dijo...

Hace lo que quiere y pasa de lo que le digan. Si se ha comprado un novio, no es tonta y sabe lo que hace. Al fin y al cabo, nadie dice nada cuando un señor de 85 se compra una novia de la edad de su nieta.

Besos

pseudosocióloga dijo...

Los que digan lo contrario es que les corroe la envidia.