lunes, 14 de febrero de 2011

Tres por cuatro.



Venga... igual el tango era un poco complicado para empezar. Además, hoy toca algo que evoque, al menos ,algo de romanticismo.
¿Qué tal un vals?. Elegante a la par que sencillo. Sólo tenéis que deslizaros sobre las puntas de los pies.
Al principio marea un poquillo....
Pero, ¿qué es esto comparado con las vueltas que da la vida?

(Jijiji....cuando comprueben cómo duelen los gemelos me van a odiar)

7 comentarios:

La pequeña Meg dijo...

soy una inútil bailándolo, realmente patético mi intento de hacerlo bien en mi boda, jajajajaj, y él tampoco se quedó corto!!!! Qué pena, con lo que me gusta!!

El guardian del Faro dijo...

Pues si te cuento lo de mi hermano...¡¡jajaja!!. Intentar enseñarle fué un hito mundial.
besos.

pseudosocióloga dijo...

Mucho más fácil, ondevaparar.

Josep Capsir dijo...

Recuerdo que cuando era un crío, me encantaba ver las películas de Fred Astaire y Giger Rogers; siempre me ha parecido algo mágico saber bailar bailes de salón.
Es elegante y con un punto de erótico.
Aunque prefiero el Tango.
Besos

Te susurraré... dijo...

Yo sólo hay un sitio donde llevo muy bien el ritmo.
Bailar tampoco es lo mío. Jeje.
Besos.

El guardian del Faro dijo...

Asó me gusta , Josep....por lo pasional. ;D

un abrazo

El guardian del Faro dijo...

Susurros, ya verás como encontramos alguno...sensual además, para que disfrutes. ;DD

besos guapa