viernes, 12 de noviembre de 2010

Si te llevan al huerto...

...no te fíes ni un poquito.
Que si al menos hubiera sido la propuesta de un morenazo espectacular, aún tendría un pase. Pero no, se le ha ocurrido a nuestro querido consistorio.
Creo que he dicho alguna vez que vivo en una urbanización, muy tranquila y muy maja, justo en la subida de uno de los parajes naturales más bonito de nuestro entorno. Idílico.
Pero....todo tiene un pero, tenía el acceso más cochambroso que imaginar se pueda. Una carretera estrecha y llena de baches, que cada vez que llueve se llena de piscinas.
Los sufridos moradores de este apartado reducto de casco urbano ( ¡menudas contribuciones!) hacía mucho que reclamábamos la ampliación de la carretera. Pero como siempre hay alguno que recurre y expedientes farragosos a la par que inmemoriales, llevábamos tres años esperando el milagro.
Hasta que la semana pasada, así de repente y sin anestesia, nos colocaron el plano de por dónde tendríamos que circular...¡¡porque iban a empezar la obras!!

Y es que yo oigo la palabra obra y me da un no se qué, que me desasosiega. Vale chatín...vas a empezar, pero ..¿cuánto tardarás en terminarlo?.
Seguro que más de uno lo entiende.

Así que para rematar mis tribulaciones, no se les ha ocurrido más que enviarnos por un camino entre huertos, que si el nuestro era malo, este es innombrable. Y además con los muchos peligros que tiene....
No me refiero a que si no circulas con cuidado puedes rayar tu coche con los arbutstos que salen incontrolados por las paredes, que al estar tan cerca te pillan fijo. Ni siquiera que esté más oscuro que la boca de un lobo....no. El peligro es otro.

Ahí, ante mí, miles y miles de naranjas, doradas, a punto, colgando de los arboles. ¿Qué quieren?¿Perderme?.
¿No se dan cuenta de que tanta tentación no se puede soportar?. ¡¡Que no son mias, por favor!!

Porque es mirarlas, como hoy cuando venía a comer, con ese sol que las hace brillar, colgando profusamente de las ramas. Y me pierdo...
Me saliba la boca sin control y no puedo resistir las ganas de parar y coger una. Haciéndola girar sobre su pezón para no dañarla, ni a la rama. Partirla con mis manos y saborearla, mientras mis dedos recogen su esencia, dulce y caliente. Morder su pulpa con glotonería, mientras cierro mis ojos y dejo que mi paladar y mi cerebro disfruten de su sabor. Y cuando termino, abrir los ojos y sonreir mientras pienso....¡¡por Dios, que bueno está esto!!.

¿Veis?....¿veis como no puede ser?.
Pues ale....a ver quien es el guapo ( o guapa) que se resiste.

9 comentarios:

Maria dijo...

¡¿Ves?! Y encima, te quejas del Ayuntamiento. Es parte del plan municipal de salud: aportes de vitamina C, recién cogidita del árbol; respirar entre árboles (que, aunque no sean pinos, yo suyo harán); alejaros del asfalto (con lo tóxico que es eso y la de sustancias volátiles nocivas para la salud que debe desprender)...

¡El que tendría que reclamar es el dueño de los naranjos!!!!! (que, con las paradas de los vecinos para "repostar"...).

Besos

El guardian del Faro dijo...

¡Ya te digo!...pero solemos ser discretos. En realidad es costumbre "probar" las naranjas del vecino. No pretendemos esquilmarlo. ¡¡Pobret!! ;DD

besos

La loca de las piruletas dijo...

María! Tu no has estado nunca entre naranjos, no?
Porque si no no habrías dicho lo de los pinos.
Tú no sabes lo bien que huele eso!!!
A lo mejor también influye el estar a 1500km de distancia. Pero aun así, Dios como huele un campo de naranjos!
Ma, te entiendo y ojalá me viera en esa misma tortura.
No sabes cómo te envidio.
(Per cert, bonica, visitante número 7600! Me toca premio!!??)
MUA!

El guardian del Faro dijo...

¿Además de tenerme a mí de Ma?...¡jajaja!...me lo pensaré.

¿Sabes?...puedo enviártelo...ya verás cuando florezcan, ¡¡lo vas a flipar!!.

;DD

pseudosocióloga dijo...

Has cambiado las fotos, una flor pero no de naranjo y la tuya de verdad....

El guardian del Faro dijo...

A ver, Pseudo....¿pero en qué mundo vivís?. ¡¡Pues claro que es una flor de naranjo, corcho!!.

Al final vais a tener que venir y os llevaré a verlos de cerca, a ver si así aprendéis. ;D

¿Cómo fué la prensa?....

besos

El guardian del Faro dijo...

Por cierto...no me quedó más remedio...le dije a mi hija que si la hacía, yo la colgaba...y ahí estoy. Pero no creo que dure.

;DD

Maria dijo...

No he estado nunca entre naranjos. ¿Se nota que yo soy más de pinos???? :)

La pequeña Meg dijo...

jajajaja, qué bueno!! Pues nada, déjate llevar por la tentació, qué porras!!!